1. Una biblioteca necesita especialistas las compañías de teatro.
    2. Otros profesionales: grupos de teatro.
    3. Cómo contratar un grupo de teatro para actividades de animación en la biblioteca.
    4. Una obra de teatro infantil: " Romance del Papalote que quería llegar a la luna ".
    5. Los títeres.
    1. Propuesta de imaginación para jóvenes.
    2. Hechos sociales que pueden desarrollar la imaginación de un joven.
    3. Obras de teatro juveniles.

     

 

1. INTRODUCCIÓN. (OBJETIVOS).

 

El objetivo principal del trabajo, es centrar la dramatización como un recurso para el bibliotecario/a, que le sirva de ayuda para potenciar el interés por la biblioteca.
Tomo dos enfoques:
  • La dramatización infantil.
  • Ya que los dos ámbitos requieren un tratamiento diferente, se habla de la necesidad de contratar especialistas para llevar a cabo la dramatización. Los bibliotecarios/as no tienen porqué saber hacer esto, por lo que se pide ayuda a los profesionales. Entre los especialistas tenemos: compañías de teatro o grupos teatrales.
    Otro objetivo, que se pretende conseguir, con el trabajo es destacar la importancia y necesidad de los títeres, dentro del mundo teatral. Un recurso muy útil para desarrollarlo con los más pequeños.
    Otro aspecto, es adaptar nuestra labor al entorno que nos rodea, a la realidad social que nos toca vivir. Para ello se muestran ejemplos reales de dramatizaciones, realizadas por algunas compañías de teatro.
     

     

    2. DRAMATIZACIÓN INFANTIL.

    1. UNA BIBLIOTECA NECESITA ESPECIALISTAS: LAS COMPAÑÍAS DE TEATRO.

    Viento Azul - Espectáculos y cuentos infantiles, está formado por actores y profesores españoles, que desarrollan su actividad artística y educativa representando espectáculos en aulas e impartiendo cursos sobre títeres, cuentos y dramatización en Centros de Profesores y Recursos.

    Deseamos informaros de nuestra nueva obra infantil de títeres titulada El CABALLO EQUILIBRISTA para niños de 3 a 9 años. Os proponemos realizar una representación en un aula o sala espaciosa de vuestro centro pues no es preciso disponer de escenario. Después de la actuación cada niño es obsequiado con un cuento que contiene textos e ilustraciones del espectáculo.

    Al finalizar la representación, ofrecemos también a cada centro una documentación, para E. Infantil y Primaria, que contiene un análisis y valoración del cuento, así como diversas sugerencias de carácter lúdico - artístico para su realización en el aula.

    El precio es de 575 ptas. por espectador. A los centros que confirmen una asistencia en torno al 90% de su alumnado de 3 a 9 años, se hará un precio reducido: 550 ptas. por espectador. La asistencia del profesorado es gratuita.

    Tenemos a vuestra disposición un programa del espectáculo y un ejemplar del cuento sin el texto, para no desvelar la historia... ¡el duende escenificará con sus marionetas! En el cuento que cada niño reciba después de la actuación incluirá el texto que acompaña a las ilustraciones.

    DEL TEATRO AL LIBRO

    Un actor, el Duende Azul, acompañado de un decorado móvil y marionetas, escenifica la historia de "El caballo equilibrista". Después de la actuación cada niño es obsequiado con un cuento sobre el espectáculo y así se le invita a disfrutar de la lectura.

    UN ESPECTÁCULO PARTICIPATIVO

    El espectáculo ha sido creado para un público infantil - de 3 a 9 años - con una duración de 50 minutos. Es importante que los niños puedan participar en la representación y por este motivo cada función se hace para un máximo de 150 espectadores

    UN DECORADO ADAPTADO

    Para facilitar la representación en los colegios no es necesario un salón de actos o un escenario. En un aula amplia se puede instalar el decorado modular cuyos paneles pueden adaptarse al espacio disponible

    UN LIBRO EDUCATIVO PARA CADA NIÑO

    Después del espectáculo, el cuento pretende que cada niño desarrolle el placer de la lectura, aprenda y pueda seguir disfrutando de una historia donde se ponen de manifiesto valores positivos, como la amistad, la cooperación, la tolerancia, la generosidad y la creatividad

    MATERIAL DIDÁCTICO PARA EL AULA

    Al finalizar la representación, ofrecemos a cada centro una documentación que contiene un análisis y valoración del cuento, así como diversas sugerencias de carácter lúdico - artístico para su realización en el aula.

    ¿Y DE QUÉ TRATA EL CUENTO?

    La historia comienza en el Circo entre espectaculares atracciones. Un día, mientras el público anima a Troyi, el caballo equilibrista... de repente ¡algo inesperado ocurre! Entonces Troyi tendrá que dejar el Circo e iniciar un viaje en el que construirá una pecera a Nemo, su amigo el pez, para ir juntos al Castillo encantado. Por el camino conocerán a la Gran Manzana, a la Flauta del Bosque, y al final... ¡el Duende Azul os lo contará...! <div align="center">

    Teatro Narea fue formado a finales de 1989, bajo el nombre comercial de Teatro Nómadas, siendo algunas de las participaciones más importantes de estos años las siguientes.

    • V Muestra Alternativa Internacional de Teatro dentro del Festival de Otoño de Madrid.

    • I, II, III, IV, V Muestras de Teatro de Castilla -La Mancha.

    • Campaña de Teatro en las Escuelas, 92-93,93-94, y 94-95 de la Junta de Comunidades de Castilla - La Mancha.

    • Aparición en el programa de TVE "La Mandrágora" con un reportaje del espectáculo "Cuando vuelve el pasado".

    • Campaña de Otoño 1996 y Primavera 1997 de la Red de Teatros de Castilla - La Mancha, con sus obras infantiles "Raskayú, el Pirata" y "Este príncipe está tonto".

    • Numerosas actuaciones por el territorio español, entre las que cabe destacar ciudades como Madrid, Salamanca, Cuenca, Málaga, Toledo, Granada, Segovia, Albacete, Vitoria y Zamora entre otras.

    • Juvenalia 1995" Madrid. "Juvenalia 1996" Madrid.

    B. OTROS PROFESIONALES : GRUPOS DE TEATRO.

    Quizá se deba a la influencia de Artaud la aparición de grupos de teatro durante los años sesenta. Como ejemplo podemos citar al Laboratorio de Teatro Polaco de Jerzy Grotowski, el Taller del Teatro de la crueldad de Peter Brooks, Théâtre du Soleil, la cooperativa de trabajadores franceses formada por Ariane Mnouchkine y el Open Theatre, dirigido por Joseph Chaikin. En la escena española hicieron su aparición el TEI (Teatro Estable Independiente), el Teatro Tábano y Los Goliardos, en Madrid; Esperpento, en Sevilla; Teatro de la Ribera, en Zaragoza, y Comediants y Els Joglars, en Barcelona; algunos de estos grupos siguen manteniendo la misma frescura y originalidad de sus inicios. La característica fundamental de este teatro reside en que no son autores de textos sino creadores de espectáculos. Las producciones, que por lo general eran el fruto de meses de trabajo, descansaban sobre el movimiento físico, un lenguaje y sonidos no específicos y, a menudo, sobre una organización poco común del espacio. Probablemente, la producción más importante influida por este movimiento sea Marat-Sade (1964), del dramaturgo alemán Peter Weiss y puesta en escena por la Royal Shakespeare Company bajo la dirección de Peter Brook. Aunque la obra emplea un diálogo y una acción relativamente convencionales (mostrando una gran influencia de las ideas brechtianas), el estilo de producción hacía uso de muchas técnicas inspiradas por una formación teatral basada en las ideas de Artaud.

     

    El Grupo de Teatro Apiti-Pitinna fue fundado en 1989, realizando desde entonces una incesante labor, llegando a estrenar, con éxito:

    • A la Paz de Dios 1.995 Alicante, Todos los públicos

    • El Titere 1.994 Elche, Infantil

    • ¡¡¡ Greauuu !!! 1.993 Alicante, Adulto

    • La Puerta 1.992 Alicante, Infantil

    • El Guardia 1.992 Valencia, Infantil

    • El Miedo 1.991 Alicante, Infantil.

    • El Practicante 1.990 Alicante, Infantil.

    Estas obras han sido representadas en Muestras, Festivales, Teatros, Casas de Cultura, Auditorios, Plazas Públicas etc. de diversas Autonomías.

    C. CÓMO CONTRATAR A UN GRUPO DE TEATRO PARA ACTIVIDADES DE ANIMACIÓN EN LA BIBLIOTECA.

    Condiciones

    De una parte D. Vicente Leal Galbis en Nombre y Representación del Grupo de Teatro

    APITI-PITINNA con C.I.F. G03540820 y domicilio en C/ Carlos Arniches nº12 Bajo.

    03012 de Alicante. y N.I.F.

    Y de otra D.......................................................................................................................

    En nombre de ...................................................................................................................

    con C.I.F.: ............................. Domiciliado en ......................................

    Provincia de ............................. En c/ .................................................................. nº ......

    Ambas partes mayores de edad y con la capacidad jurídica suficiente, tienen a bien acordar:

    I) Contratar al Grupo de Teatro APITI-PITINNA por ............ actuación/es.

    de su espectáculo -A LA PAZ DE DIOS-

    que tendrá/n lugar en ........................................................................................................

    sito en la C/..................................................... nº ....... de la ciudad de .............................

    el día ....... de .......................... de 1995, dando comienzo la actuación a las ................ horas.

    II) Como contraprestación a estos servicios el Grupo de Teatro APITI-PITINNA

    percibirá la cantidad de ............................................... Ptas. I.V.A. Incluido.

    Que la parte contratante se compromete a abonar a pie de escenario el mismo día de la representación.

    III) La parte contratante pondrá a disposición de la contratada los servicios necesarios para llevar a cabo su espectáculo, como son:

    a) Toma de luz que soporte una potencia de 40.000 Watios, con toma de tierra.

    b) Tres Camerinos.

    c) Deberá personarse un técnico de luces y sonido durante el montaje de la tramoya.

    IV) En caso de que la actuación no pudiera realizarse por causas imputables a alguna de las partes, la parte que tuviera intención de suspender el contrato, deberá realizar un preaviso en un plazo que no excederá de CUARENTA Y OCHO horas antes de la fijada para la consecución del espectáculo y abonará el CINCUENTA por ciento de lo estipulado, en concepto de indemnización por los daños y perjuicios o el CIEN por cien si este preaviso no se llegara a efectuar.

    Aceptadas las presentes cláusulas y de conformidad por ambas partes, firman el presente contrato por ejemplar duplicado:

    D.UNA OBRA DE TEATRO INFANTIL: "ROMANCE DEL PAPALOTE QUE QUERÍA LLEGAR A LA LUNA"

     

    Romance del papalote que quería llegar a la Luna

    Autor: RENÉ FERNÁNDEZ

    Sobre el autor

    Actor, director, diseñador y profesor, René Fernández es uno de los más destacados dramaturgos cubanos para la infancia y la juventud. Nació en Matanzas, Cuba, el 8 de abril de 1944. Director del grupo Papalote, colectivo con sede en su ciudad natal, con el que ha representado sus obras en numerosos países de América Latina y Europa.

    Dentro de su producción dramatúrgica se destacan títulos como Historia de la alta montaña con su cima llena de nieve, Gran misión científica de encontrar la redonda pelota, La locomotora amarilla y vieja, Todo comenzó el día en que la isla dejó de ser ordenada y limpia, Historia de lo que ocurrió en un huerto escolar, Cuatro actores cuentan la historia de un tomate grande, grande, grande, Los tres grandes farsantes cazadores de estrellas y, más recientemente, El gran festín, Disfraces, Okin eiye ayé, Obiayá fufelelé, Obatalá y el castillo encantado, Oshún y el espejo mágico, Yemayá y la maravillosa flauta y Los ibeyis y el diablo.

    Sus obras han sido editadas en volúmenes como Teatro para niños (1965) y Reinas y leyendas (1995). Los espectáculos escritos y dirigidos por René Fernández han obtenido los más importantes premios que se entregan en Cuba en el campo de las artes escénicas.

    La dirección de René Fernández Santana es:

    Teatro Papalote

    Calle Daoiz No. 83

    Matanzas 40100

    Cuba

    Teléfono: 4672

    Si usted tiene interés en llevar a la escena esta pieza o adaptarla a cualquier medio, debe contactar al autor y obtener su autorización.

    Romance del papalote que quería llegar a la Luna es uno de los textos más elogiados dentro de la obra de René Fernández. Publicada en 1996 por Ediciones Teatro Papalote, esta pieza es un ejemplo de las cualidades que distinguen la escritura dramática de Fernández: sencillez, imaginación, humorismo, conflictos ingeniosos, diálogos breves que hacen progresar la acción y ritmo que no decaen.

    La historia del papalote de domingo enamorado de la Luna, que desea fervientemente llegar junto a su amada y lo consigue a pesar de los obstáculos de muy diversa índole que se atraviesan en su vuelo, es un canto a la voluntad capaz de convertir en realidad todos los sueños.

    El teatrólogo Víctor Reyna ha escrito sobre esta pieza:

    Romance del papalote que quería llegar a la Luna es un poliedro de proposiciones sutiles. Por un lado, se dibuja el complejo mundo social envuelto en retorcimientos y carencia de virtud humana, y por otro ángulo, aparece la defensa de la voluntad personal y el respeto a la individualidad. Sin embargo todo no termina ahí, el papalote se me antoja el niño, y divisado de esta forma lo veo a solas por momento, acaso llamándome la atención sobre la soledad de los niños dentro de una sociedad diseñada para adultos.

    Sin proponérselo, René habla, paralelamente, del respeto de las necesidades de cada individuo, por frágil o pequeño que sea, como garantice para educar y cultivar grandes hombres. Romance... también propone reflexionar sobre la integración orgánica del niño a la sociedad como vía de entendimiento entre los grandes mundos de la infancia y la adultez.

    Volver sobre Romance... siempre resulta una lección ética. La defensa de la personalidad auténtica opuesta a los falsos valores, el espíritu edificante que nos debe acompañar en oposición a la envidia que destruye, el amor reinante que debe asistir cualquier obra humana y la necesidad de habilitar un espacio entre nosotros para lo nuevo, que significa no negar el desarrollo de la vida, sino concatenar los objetivos que una vez defendimos como legítimos, son versículos que aparecen anotados entre líneas en la obra.

    Después de leer el texto de esta obra, estaremos de acuerdo, con el crítico Freddy Artiles, en que la aparente sencillez del teatro para niños de René Fernández

    ...está sustentada por la extensa trayectoria de un dramaturgo que, por más de tres décadas, ha ido perfeccionando sus herramientas técnicas –siempre desde muy dentro del teatro e integrado a la escena titiritera– para poder expresar ahora, con brillantez y elegancia, el bullente mundo de su imaginación. René Fernández Santana es un artista –quién lo duda– que anda sin detenerse por el ancho y despoblado camino del arte con su lámpara, y va alumbrando, buscando, descubriendo; siempre enfrentando lo difícil, siempre aspirando a más.

    Texto de Romance del papalote que quería llegar a la Luna

    BBBB

    Romance del papalote que quería llegar a la Luna

    Autor: René Fernández (Cuba)

    PERSONAJES

    Papalote

    Pájaro I

    Pájaro II

    Antena de televisión

    Chimenea I

    Chimenea II

    Avión

    Nube I

    Nube II

    Cohete

    Estrella I

    Estrella II

    Narrador

    Luna

    PRÓLOGO

    La acción se desarrolla en la tierra y en el espacio. Aparecen con una enorme pelota los cuatro actores que representarán todos los personajes. Realizan varios juegos donde generan saltos, giros, etc. Ejecutan todo esto con una inagotable energía. Los actores componen atrevidas imágenes con sus cuerpos en el espacio escénico. Los cuatro actores deben lograr en el tiempo una relación viva del juego, llena de espontaneidad, vida y desenfado, que pueda romper hasta la frialdad escénica de la cuarta pared. La enorme pelota rueda y queda sola. Los actores toman la enorme pelota y se crea un nuevo ambiente que escapa de la realidad creada (pelota - juego). El objeto pelota adquiere una dimensión mágica - imaginativa - fantástica. La pelota se ha convertido en una brillante luna llena. Los actores juegan con los niveles del espacio. Los actores cuelgan la enorme luna llena en el espacio celeste. Para todos ya no es una enorme pelota, sino la Luna. Los actores la miran fascinados. El objeto inanimado debe alcanzar un valor simbólico sorprendente.

    Actor I: (Rompe el silencio.) ¡Se muere de soledad! ¡Quiero ir a la Luna!

    Los otros actores, en un juego de ilusión, visten y caracterizan al Actor I de papalote.

    Actor I: (Ya papalote. Muy creído.) Sólo yo, un papalote de domingo por la mañana podría llegar a la Luna. (Comienza a volar.)

    Canción llena de voluntad del papalote, iluminado por grandes deseos de vivir y amar.

    Con la ventolera que sopla, me abanica y me acaricia.

    Volaré, viajaré hasta llegar a la Luna.

    Quiero ir hacia ti para iluminar tu alegría oculta con mi corazón.

    Eres como un sueño, eres mi ilusión. Si pronto no llego moriré de amor.

    Papalote viento paralote nave papalote atento papalote suave papalote nube papalote río papalote sube por el lomerío.

    ESCENA I. ENCUENTRO DEL PAPALOTE CON DOS PÁJAROS

    Pájaro I. (Descubre al papalote.) ¡Mira, mira, una sombrilla!

    Pájaro II. No, no, no es una sombrilla, ¡es una mariposa!

    Papalote: No soy ni lo uno, ni lo otro.

    Pájaros I y II: (A coro muy intrigados.) ¿Qué eres entonces?

    Papalote: "Un papalote".

    Pájaro I: ¿Pero no te has dado cuenta? ¡No tiene plumas!

    Pájaro II: ¡Ni siquiera alas!

    Pájaro I: (Descubriendo.) En cambio tiene una larga cola.

    Pájaro II: ¡Pero muy rara! ¡Una cola demasiado rara!

    Pájaros I y II: (A coro.) Y puede volar.

    Papalote: Sí, ¡voy a la Luna!

    Pájaro I: (Misterioso.) Dicen y cuentan que en la otra cara de la Luna hay grandes tesoros.

    Pájaro II: (Misterioso.) Comentan y murmuran que en la otra cara de la Luna hay grandes riquezas.

    Pájaros I y II: (A coro.) Cuchichean que hay ¡plata, plata, mucha plata!

    Papalote: El silencio es oro.

    Pájaro I: ¡Eres un papalote que desea ser un pirata millonario!

    Pájaro II: ¡Eres un papalote bandido que añora tener un cofre lleno de joyas y piedras preciosas!

    Pájaro I: ¡No lo permitiremos! ¡Esos tesoros son de nuestra propiedad! ¡Pícalo!

    Pájaros: ¡Pícalo! ¡Pícalo! ¡Pícalo! ¡Pícalo! (Persiguen al papalote.)

    Papalote: ¡Un momento! Yo sólo colecciono sellos de correos. Si me rompen, la Luna llorará de tristeza. Ningún caballero llenará su soledad de muchos años.

    Pájaro I: (Descreído.) ¡Pues aquí no hemos oído su llanto!

    Pájaro II: (Descreído.) ¡Ni ha caído una lágrima!

    Papalote: (Muy conmovedor.) La tristeza de la Luna está muy lejos, ¡y la escucho yo solamente! Ella espera por mí para que su felicidad escape a la noche.

    Pájaro I: ¡Quieres apoderarte de la Luna!

    Pájaro II: ¡Nosotros somos sus dueños legítimos!

    Pájaro I: ¡Eres un engañamundo! ¡Pícalo!

    Pájaro II: ¡Eres un engañabobos! ¡Pícalo!

    Pájaro I: ¡Te haremos tiras y tiritas!

    Pájaro II: ¡Te cortaremos la cola!

    Pájaros: ¡Pícalo! ¡Pícalo! ¡Pícalo! ¡Pícalo!

    Los pájaros persiguen al papalote hasta que desaparece.

    ESCENA II. ENCUENTRO DEL PAPALOTE Y LA ANTENA DE TELEVISIÓN

    Aparece la antena de televisión y al papalote, muy distraído, se le enreda la cola en una de sus varillas.

    Antena: (Alarmada.) ¡Cuidado!, cuidado, vas a jorobar mi esqueleto ¡y nos vamos a caer! (El papalote deja de tirar de la cola.) Ustedes los papalotes son siempre muy descuidados. Suben, suben y se olvidan que están a la altura de un edificio de 18 plantas. Aquí el tránsito se enreda como la melena de un león.

    Papalote: (De nuevo tratar de zafar su cola.) ¡Ayúdame a salir de aquí!

    Antena: (Muy atenta.) Te invito a descansar en mis alambres.

    Papalote: Este lugar no me gusta para vivir.

    Antena: (Muy firme.) ¡Te quedarás aquí para siempre!

    Papalote: (Trata de conmoverla.) ¡Qué triste es el fin de la vida de un papalote! (Muy dramático.) Su destino es vivir atado a un cable eléctrico, un pararrayos o una antena de televisión, ¡hasta qué se nos desbarata el corazón!

    Antena: ¡No te lamentes tanto! ¡Esto no es el infierno! (Transición.) Aquí junto a mí oirás las largas conversaciones de los pájaros, sentirás mareo cuando el viento sople violento y de vez en cuando recibirás las visitas de otros papalotes.

    Papalote: ¡Esto no es el paraíso!

    Antena: (Ofendida.) ¿Tienes otro lugar mejor que este?

    Papalote: La Luna.

    Antena: (Con burla.) ¡La Luna, la Luna, la Luna! Ese lugar está lleno de silencio y a mí me divierte el ruido de la ciudad, ¡sirenas, motores, timbres, teléfonos!

    Papalote: ¡Por favor, suéltame la cola!

    Antena: La cola no te sirve para nada y, además, lo he pensado mejor. ¡Me gusta tu compañía! ¡No te soltaré!

    El papalote saca una varilla de la antena de televisión y comienza una dinámica lucha de espadas.

    Papalote: ¡Ella espera por mí!

    Antena: ¡Se quedará esperando!

    Papalote: ¡No se me escapará la felicidad!

    Antena: ¡Te haré pedazos!

    Papalote: ¡No podrás!

    Antena: ¡Te venceré!

    El papalote lucha hasta vencer a la antena de televisión.

    Papalote: ¡Escapé! ¡Estoy libre!

    La antena de televisión queda como un garabato.

    ESCENA III. ENCUENTRO DEL PAPALOTE CON DOS CHIMENEAS DE UNA FÁBRICA

    Aparecen las dos chimeneas. Largos tubos como lombrices o cuellos de jirafas. Se cubren los ojos con espejuelos de cristales oscuros y sus brazos están protegidos por guantes negros muy entallados. Fuman insistentemente y cubren al papalote de humo. También le tiran cenizas.

    Chimenea I: (Soltando una enorme bocanada de humo.) ¡Una deliciosa bocanada de humo gris para el alegre azul de la mañana!

    Chimenea II: (Soltando una enorme bocanada de humo.) ¡Una rica bocanada de humo para cubrir de gris las sonrientes nubes!

    El papalote tose. Las dos chimeneas generan más humo. El papalote no deja de toser.

    Chimenea I: (Fuma.) ¡Eso no es otra cosa que un concierto de vacas!

    Chimenea II: (Fuma.) ¡Es un sapo tenor!

    Fuman insistentemente.

    Papalote: (Se deja ver entre el humo.) ¡Cuidado que me llenan de humo!

    Chimenea I: (Sorprendida.) Y éste, ¿quién es? (Fuma.)

    Chimenea II: (Fuma.) ¿Quién es éste?

    Silencio del papalote que se aparta el humo con la cola.

    Chimenea I: Tal parece que no tiene boca. (Transición.) ¡Se ve muy elegante!

    Chimenea II. (Fuma.) ¡Lo adornar mil colores! (Transición) ¡Yo lo vi primero!

    Silencio del papalote que se pasea con mucho donaire.

    Chimeneas: (A coro.) Parece (Fuman) que tiene muy mala educación.

    Las dos chimeneas le tiran las cenizas de los cigarros al papalote.

    Papalote: (Molesto, se sacude) Me van a ensuciar, ¡chimeneas sucias! ¡Mal educadas!

    Chimenea I: (Fuma.) ¿Qué dijo ese payaso?

    Chimenea II: ¡Nos llamó chimeneas sucias y mal educadas! (Fuma.)

    Chimenea I: (Muy ofendida.) No somos chimeneas sucias ni mal educadas, ¡sino distinguidas torres de humo!

    Fuman insistentemente.

    Chimenea II. ¿De dónde llegaste? (Con desconfianza le toca la cola.) ¿Eres de verdad?

    Chimenea I: ¡Tú no eres una persona! (Con cuidado le toca la cola.) ¡No eres una mentira!

    Papalote: (Se presenta con arrogancia.) ¡Soy un papalote de la tierra!

    Chimeneas I y II: (A coro.) ¿De qué sientes orgullo?

    Papalote: (Con mucho misterio.) Tengo un secreto.

    Chimenea I: ¿Y acaso un simple papalote puede guardar un secreto?

    Chimenea II: (Muy interesada.) Papalote, convérsanos ese secreto. ¡Si nos dices el secreto, dejamos de echar humo!

    Dejan de fumar.

    Papalote: Voy a visitar a la Luna.

    Las chimeneas atolondran al papalote y no lo dejan hablar.

    Chimenea I: ¡Ella te invitó!

    Chimenea II: ¡Seguro te envió una carta con olor a perfume!

    Chimenea I: (Muy indiscreta.) ¿Le has dado algún beso?

    Chimenea II: (Con picardía.) ¡Uno no, cientos!

    Chimenea I: ¡Entonces son novios!

    Chimenea II: ¿Se van a casar?

    Chimenea I: (Muy romántica.) ¡Un papalote que busca amor! (Suspira.)

    Chimenea II. (Muy romántica.) ¡Ese tipo de amor, sólo se da en los sueños de medianoche!

    Las dos chimeneas comienzan a fumar. El papalote se aparta del insistente humo de las chimeneas.

    Papalote: Me encanta soñar.

    Chimeneas I y II: (A coro.) ¡Es un soñador, como lo imaginamos! (Fuman.)

    Chimenea I: (Muy incrédula). ¿Tú y la Luna?

    Chimenea II: (Muy burlona.) ¿La Luna y tú?

    Papalote: (Soñador.) Sí, los dos como único suspiro.

    Chimenea II: No hay dudas, ¡eres un antiguo romántico! (Venenosamente.) La Luna sólo se deja amar por los poetas.

    Chimenea I: ¡Eres un enamorado de otra época! (Venenosamente.) La Luna sólo se deja besar por los cosmonautas.

    Papalote: (Explota.) ¡Eso es cuento, y además no me importa! ¡La amo! ¡Ella es fiel a mi amor! ¡Y yo llegaré allá!

    Chimenea II: (Fuma.) No te dejaremos ir.

    Chimenea I: (Fuma.) Te lo prohibimos.

    Papalote: ¿Por qué?

    Chimeneas I y II: (A coro.) Nosotras pensamos... ¡qué es un amor irrealizable! (Fuman.)

    Papalote: Pero, ¡yo la amo como a una flor!

    Chimenea I: Aprobamos que te enamores de algo más real.

    Chimenea II: Por ejemplo: una lavadora.

    Chimenea I: Una máquina de escribir.

    Chimenea II: Una cocina eléctrica.

    Chimeneas I y II: (A coro, muy insinuadoras y coquetas.) O una torre de humo. (Fuman.)

    Papalote: (Grita.) ¡A quien quiero es a la Luna! ¡No lo podrán impedir! (Se va.) Sigo el camino de la mañana para llegar a la noche. ¡Ella me espera!

    Chimenea II: (Amenaza con el cigarro.) ¡Te quemaremos la cola!

    Chimenea I: (Amenaza con el cigarro.) ¡Te tiznaremos!

    Papalote: (Seguido por las chimeneas.) ¿Creen que podrán? (Se eleva.) Lo que siente mi corazón es muy poderoso.

    Chimenea II: ¡Con la cola quemada no podrás volar!

    Chimenea I: ¡Tiznado parecerás un mamarracho!

    Chimenea II: ¡Papalote sucio!

    Chimenea I: ¡Papalote mugriento!

    El papalote desaparece.

    Chimenea II: (Con añoranza.) Escapó y nunca nos llamó "torres de humo".

    Chimenea I: (Con añoranza.) Huyó y seguiremos siendo "chimeneas".

    Chimeneas I y II: (A coro.) ¡Solteras y solas! (Desaparecen vencidas.)

    ESCENA IV. ENCUENTRO DEL PAPALOTE CON EL AVIÓN

    Avión: ¿Adónde vas, papalote?

    Papalote: ¡A la Luna! ¿Por qué?

    Avión: Es un viaje muy largo para ti.

    Papalote: Lo sé, pero deseo ir.

    Avión: Siempre me tropiezo con muchos papalotes en mi viaje alrededor de la Tierra y ninguno me ha confiado una idea tan original. ¡Mira que ir a la Luna!

    Papalote: Estamos enamorados y casi casi somos novios.

    Avión: Papalote, ¿te has enamorado otras veces?

    Papalote: (Muy feliz.) Nunca como ahora, ¡y para siempre!

    Avión: Hoy todo el mundo no es tan sincero. (Transición.) Tu sentimiento tiene algo de ciencia-ficción, ¡pero te creo! Voy a darte un consejo de avión construido en el año 1970, que no posee mucha experiencia, pero que ha vivido algo. ¡No te asombres! Yo sé la historia de cuatro cosmonautas que no conocen el espacio, ¿qué te parece?

    Papalote: Que esos cosmonautas sueñan dormidos.

    Avión: ¡Y tú sueñas despierto!

    Papalote: (Muy filosófico.) Las cosas que no se conocen, se inventan.

    Avión: ¿Pero lo de la Luna y tú va en serio?

    Papalote: ¡Claro, viejo!

    Avión: ¡Bárbaro! ¿Tienes alguna fotografía de ella?

    Papalote: Una que salió en el periódico.

    Avión: ¿Y cómo es eso? Todos los novios se regalan fotos.

    Papalote: ¿Pero no se ha dado cuenta de que somos unos novios "diferentes"?

    Avión: Ya lo veo, un romance "muyyy distinto". (Transición.) ¿No se escriben poemas? Aunque muchos opinan que eso ya pasó de moda.

    Papalote: ¡Aguaceros de poemas!

    Avión: ¡Eres un ardiente enamorado! Cuidado no se vayan a romper los corazones. (Transición. Pícaro.) Y de los besos, ¿qué?

    El papalote, apenado, no responde.

    Avión: ¡Vaya! ¡Vaya! ¡Vaya! ¿Ni uno en la nariz?

    Papalote: Se los he lanzado con mucho ruido.

    Avión: Hay cosas que uno se encuentra y bien vale la pena dejarles una caja llena de consejos. Te advierto que la Luna tiene muchos pretendientes. (Transición.) ¡Hasta yo me ilusioné una vez! ¡Fue un amor pasajero! Todos la cortejan con muy buenas intenciones. ¡Tiene muchas propuestas de matrimonio! (Transición.) ¡Tu amor es sincero! Me lo ha dicho la magia de tus palabras. Todo eso es algo más poderoso que el rocío de la mañana. (Transición.) Si te encuentras con algún otro enamorado contrincante, ¡no te dejes vencer! En problemas de amor, el que persevera triunfa. ¡Lo que siente tu corazón es muy lindo!

    Papalote: ¡Gracias, amigo de varios minutos!

    Avión: ¡Adiós, papalote para recordar siempre!

    Desaparece el avión. El papalote se aleja de la tierra.

    ESCENA V. ENCUENTRO DEL APAPLOTE CON DOS NUBES-BOXEADORAS

    Nube I: ¡Te voy a sacar cuatro dientes! ¡El día es gris como los ratones!

    Nube II: ¡Te voy a tumbar un colmillo! ¡El día es blanco como la espuma!

    Nube I: ¡Te voy a poner el ojo morado de un piñazo! ¡El día es gris, gris, gris y gris!

    Nube II: ¡Te voy a dejar la nariz roja de un golpe! ¡El día es blanco, blanco, blanco!

    Nube I: ¡Toma, grisssssssss!

    Nube II: ¡Toma, blancoooooooo!

    Las nubes siguen discutiendo.

    Papalote: Dos nubes discutiendo, ¡vaya tormenta! (Para la pelea.) ¿Por qué no se ponen de acuerdo?

    Nube I: Porque el día es gris.

    Nube II: Porque el día es blanco.

    Papalote: (A la nube II) Nooooo.

    Nube I: ¿Ves?, el día es gris.

    Papalote: Tampoco, ¡me atolondran!

    Nubes: (A coro.) ¿Cómo es el día?

    Papalote: El día tiene el color... ¡qué le dan los ojos!

    Nubes: (A coro.) ¿Cómo es eso?

    Papalote: Ustedes lo ven con dientes y colmillos sacados, con ojos morados y narices rojas, en cambio yo lo veo amarillo limón.

    Nube I: Es cierto.

    Nube II: No nos habíamos dado cuenta.

    Nubes: (A coro.) ¡El día es amarillo limón!

    Nube II: ¿Quién tú eres?

    Papalote: Un papalote. Ese es mi nombre con apellidos y todo.

    Nube I. ¡Qué simpático! (Transición.) ¿Eres amigo del avión?

    Papalote: Sí, lo conocí hace un rato; pero en ese corto tiempo lo considero un gran amigo.

    Nube II: No te pareces en nada al avión, nosotras también lo conocemos. Su conversación es maravillosa y vuela más rápido que las palomas.

    Nube I. ¿Eres amigo del cohete?

    Papalote: No.

    Nube II: Tampoco te pareces en nada a él. Lo distinguimos por su sonido. (Transición.) Es muy aventurero. No se cansa de cortejear a la Luna, que ¡lo tiene loquito!

    Nube I: (Interrumpe.) No sé cuántas veces le ha dado calabaza y ¡lo envía para su casa! (Transición.) ¡Así y todo se cree el mejor!

    Nube II: Pero no se puede negar que tiene músculos "despampanantes". Hace ejercicios todas las mañanas y es más grande y fuerte que el avión.

    Nube I. (Con ironía.) ¡Trucos de ejercicios! Yo creo que es mejor ser pequeño como el avión que ser grande como el cohete!

    Nube II: No, es mejor ser grande.

    Nube I: No, es mejor ser pequeño.

    Nube II: Grande.

    Nube I: Pequeño.

    Las nubes siguen discutiendo.

    Papalote: ¡Ay, mi madre, de nuevo tormenta! (Para la pelea.) ¡No discutan boberías! Yo creo que unas veces es mejor ser grande, y otras veces, es mejor ser pequeño.

    Nube II: Por supuesto.

    Nube I: Claro está.

    Nube II: ¿Estás de paseo?

    Nube I. ¿Viajas de excursión?

    Papalote: (Responde muy rápido antes de que se forme la pelea.) Estoy de paseo y de excursión. ¡Quiero llegar a la Luna! Ella me espera muy tranquila, serena y sola, sola, solita.

    Nube I: La Luna es divertida, ¡ríe como las campanas!

    Nube II: La Luna es triste, ¡llora como los arroyos!

    Nube I: Es divertida y ríe.

    Nube II: Llora y es triste.

    Nube I. Ríe.

    Nube II: Llora.

    Las nubes siguen discutiendo.

    Papalote: ¡Se armó de nuevo la tormenta! (Para la pelea.) ¡Adiós, tormenta! ¡Adiós, discusión! ¡Adiós, lío! ¡Adiós, escándalo! ¡Adiós, pelea!

    Desaparecen las nubes, muy tranquilas. El papalote se aleja mucho más de la Tierra.

    ESCENA VI: PRIMER ENCUENTRO DEL PAPALOTE CON EL COHETE

    Cohete: (Prepotente.) ¿Qué hace un papalote tan lejos de la Tierra? ¡Es un atrevimiento y de los grandes!

    Papalote: (Muy creído.) ¡Voy a la Luna!

    Cohete: ¡Qué parejería! (Con burla.) ¿Podrás llegar?

    Papalote: Eso creo. (Transición.) ¿Me puedes ayudar?

    Cohete: ¿Dime cómo? Me tienen prohibido transportar pasajeros extraños en la nave.

    Papalote: Préstame algún mapa.

    Cohete: No uso ningún mapa. Cruzo el espacio rápido con mis potentes motores y en un dos por tres, cuando menos lo espero, estoy en la Luna. ¡Campeón!

    Papalote: ¡Fácil es visitar la Luna de esa forma!

    Cohete: (Orgulloso.) ¡No puedes igualarte conmigo! (Transición.) Adivino que tu visita a la Luna tiene mis mismos propósitos. ¡La vas a enamorar!

    Papalote: (Nervioso.) Bueno, yo, pero; creo, claro...

    Cohete: ¡Lo siento, papalote! Soy uno de los pretendientes más fuertes. ¡Ya debes haberte dado cuenta! No soy nada romántico, ni sé muchas palabras lindas para enamorar; pero el satélite me dijo que tengo muchas posibilidades de ser el elegido. (Transición.) Le inventaré algunas sencillas mentiritas y estoy seguro de que se desmayará a mis pies. Yo tú, no intentaba ni asomar esa colorida cabeza por la Luna. ¡Ya el destino de ella está escrito con el cohete!

    Papalote: (Muy marcado.) ¡El futuro está por escribir!

    Cohete: Tu lugar no está aquí arriba. ¡Lo tuyo es enamorarte de otra cosa!

    Papalote: (Con mucha tranquilidad.) ¡Voy a visitarla!

    Cohete: No eres un rival a mi medida ni altura. Trata de llegar primero que yo a la Luna.

    Papalote: Llegaré seguro y triunfaré.

    Cohete: Será muy requetetarde, porque ya la Luna se estará casando. Entre tú y yo no hay comparación. Tú eres mosquito y yo elefante. ¡Eres un papalote equivocado! (Transición.) Me voy a la Luna, ¡cómo un cohete que soy! (Desaparece.)

    ESCENA VII. ENCUENTRO DEL PAPALOTE CON DOS ESTRELLAS TELEFONISTAS

    Papalote: (A las estrellas.) ¿Dónde está la Luna?

    Estrella I: (Al teléfono.) En estos momentos eso no es posible, llame más tarde.

    Papalote: (Entretenido.) ¿Eso es conmigo?

    Estrella I. (Al papalote.) No. (Al teléfono.) ¡Un momento! (Al papalote.) ¿Qué desea?

    Papalote: Le pregunté por la Luna.

    Estrella I: En estos momentos no sé dónde está. Más tarde quizá le pueda informar en detalles dónde se encuentra. (Transición.) Diríjase a la estrella que se enciende.

    Papalote: (Va a la estrella II.) La Luna, ¿dónde está?

    Estrella II: (Al teléfono.) ¡Un segundo! (Al papalote.) Todas estamos apuradísimas, casi casi es la hora de la merienda. (Transición.) ¿Le preguntó a la estrella que se apaga?

    Papalote: Sí, y me dijo que le preguntara a usted, la estrella que se enciende.

    Estrella II: Pues vaya de nuevo a la estrella que se apaga, por favor. ¡No se moleste!

    El papalote va a la estrella I.

    Estrella I: ¿Y usted qué hace aquí? ¿No lo mandé con la estrella que se enciende? ¡No me gusta estar repitiendo las cosas!

    El papalote va a la estrella II.

    Estrella II: Ya casi es medianoche, si no se apura, cerramos las comunicaciones. ¡Viaje hasta la estrella que se apaga!

    Se repite el juego.

    Estrella I: Si no se apura, cerramos las comunicaciones, ya casi es medianoche. ¡Viaje hasta la estrella que se enciende!

    Estrella II: ¡Viaje a la estrella que se apaga!

    Estrella I: ¡Viaje a la estrella que se enciende!

    Papalote: (Muy molesto.) ¡No soy una pelota!

    Estrella I: ¡Un momento! Tú eres un papalote y no brillas como las estrellas.

    Papalote: ¡Claro que no brillo como las estrellas!

    Estrella II: ¡Silencio! (Recibe información.) Ya puedo informarle dónde está la Luna. En estos momentos se encuentra contando las estrellas. (Responde al pase de lista.) ¡Yo soy la estrella que se enciende número 100!

    Estrella I: (Responde al pase de lista.) ¡Yo soy la estrella que se apaga número 101! (Recibe llamada.) Sí, dígame. (Pausa. Pícara.) En estos momentos se está lavando una de sus caras. (Pausa.) No, en el río no. ¡En un lago!

    Estrella II: (Recibe llamada.) Oigo, sí. (Pausa.) En estos momentos está de paseo. (Pausa.) No. (Pausa.) ¡En un coche tirado por ocho caballos!

    Papalote: ¿Puedo ver a la Luna?

    Estrella I: Señor Papalote, ¿tiene alguna cita programada?

    Papalote: Necesito verla.

    Estrella II: Todos necesitan verla. Pero si no está planificada su visita, es casi imposible. (Recibe llamada.) En estos momentos se está pintando los labios para asistir a un cumpleaños. (Pausa.) Hable alto que no se oye bien. (Pausa.) ¿Que de qué color? (Pausa.) Rojo fuego.

    Papalote: Díganle que soy el papalote de domingo por la mañana. ¡Ella responderá a mi llamado!

    Estrellas: (Al teléfono.) ¡Luna, lunera, cascabelera! (Pausa larga.)

    Papalote: (Preocupado.) ¿Qué pasó?

    Estrella II: (Al papalote.) ¡Se molestó!

    Estrella I: (Al papalote.) ¡Se puso brava!

    Estrellas: (A coro al papalote, cubriendo el teléfono.) ¡No le gusta que le digan "Lunera, cascabelera"!

    Papalote: (Nervioso.) Yo no dije eso.

    Estrellas: (Al teléfono.) ¡Luna, espera por usted el famoso papalote de corazón apasionado!

    Estrella I: (Al papalote.) ¡Lo recibirá!

    Estrella II: (Al papalote.) ¡Lo espera!

    El papalote desaparece.

    Estrella I: (Recibe llamada.) Sí, hoy es un globo luminoso. (Pausa.) ¿Cómo? (Pausa.) Sí, Luna llena.

    Estrella II: (Recibe llamada.) ¿Mañana? (Pausa.) Mañana puede ser un barco de plata, sí. (Pausa.) Luna nueva.

    ESCENA VIII. SEGUNDO ENCUENTRO DEL PAPALOTE CON EL COHETE

    Cohete: (Burlón.) Todavía andas por aquí, cuando ya voy de regreso a la Tierra. ¡No hay remedio, sigo pensando que eres un aparato muy lento!

    Papalote: (Muy interesado.) ¿Cómo te fue la conquista? (No tiene respuesta.) ¡Cuéntame!

    Cohete: No me fue bien. ¡La Luna me desilusionó! No es tan hermosa como la vemos desde la Tierra. Tiene una nariz horrible, una voz muy desagradable y su piel está llena de manchas. ¡Te asustarás cuando la veas! Y luego se te caerán las alas del corazón, como a mí.

    Papalote: Tus ojos están llenos de despecho.

    Cohete: A mí me sobran las enamoradas y las novias.

    Papalote: Pero la Luna no pudo ser.

    Cohete: A ti te sucederá lo mismo.

    Papalote: ¡No será igual! La Luna para mí es luz y sombra, alegría y tristeza. Dos caras llenas de misterio. Sueño con estar junto a ella. (Transición.) El corazón me tiembla como el ala de una mariposa. ¡Eso es un aviso! Cohete, tú no has sabido encontrar lo no descubierto en la Luna. ¡Perdiste!

    El cohete desaparece. El papalote va a la Luna. Canción de amor del papalote a la Luna:

    Luna amada, melancolía imaginada. Al contemplarte soy tan dichoso que saltan en mi pecho los ecos del Sol y los cantos del sinsonte. Luna amada, melancolía imaginada. Cuánto te quiero, pasión de luz, rosa adorada, beso ausente, noche estrellada. Luna amada, melancolía imaginada. Aunque estés lejos, te siento cerca. Algo nuevo dentro de mí nace de tu mirada. Eterno color de plata iluminada. Luna amada, melancolía imaginada. Es el temblor de un sentimiento secreto misterio de un enamorado. Luna amada, melancolía imaginada.

    Al terminar la canción, el papalote se queda sin voluntad para continuar.

    ESCENA IX. ENCUENTRO DEL PAPALOTE CON LA LUNA

    Narrador: (Estímulo al papalote que no se mueve.) Es ya la medianoche, y el apuesto y valiente papalote con cortos y silenciosos pasos se acerca, cada vez más, a la deslumbrante Luna. (Corte musical.) No hace más de unos segundos que está allí, meditando en ese añorado encuentro, cuando siente la necesidad de preguntar algo a la reinante oscuridad.

    Papalote: ¿No hay nadie por estos lugares?

    Narrador: Un profundo silencio, como única respuesta, golpea al inquito papalote. Siente mucho miedo. Piensa...

    Papalote: ¿Cómo eres? ¿Adónde has ido? ¿Me amarás?

    Narrador: Con todas esas reflexiones su corazón se estruja y sufre. ¡Es un sentimiento de tormenta en un mar de pasiones! (Corte musical.) El papalote, cerrando los ojos muy fuerte y sin pensar lo que dice, grita decidido:

    Papalote: ¡¡Lunaaaaaaaaaaaaaa!!

    Narrador: De repente, aparece la Luna, majestuosa, espléndida, radiante en el marco estrellado de la ventana de la medianoche.

    Luna: ¿Qué voz canta mi nombre?

    Papalote: (Muy nervioso.) Yo.

    Luna: ¿Y quién es yo?

    Papalote: Soy el papalote apasionado de domingo por la mañana. ¡Un enamorado que no tiene espada, ni sombrero de plumas!

    Luna: ¡Quiero verle la cara!

    Papalote: (Se muestra.) ¡Aquí estoy! (Se pasea muy nervioso.) No me acerco por temor a asustarla.

    Luna: No des más vueltas.

    Papalote: Es que me siento tan feliz, es que todo me parece un sueño, es que la Luna es tan linda...

    Luna: Como no soy bonita, te lo agradezco más. (Transición.) Acércate, quiero ver tus colores y tu nerviosa cola.

    Narrador: Y el papalote, con grandes saltos de felicidad, llegó junto a la Luna.

    Papalote: Quiero convencerme de que existes y que no eres una ilusión.

    Narrador: Los dos se contemplaron con los ojos muy fijos y transcurrió un largo rato donde se escucharon seis suspiros. Y la Luna se convirtió en un murmullo y el papalote en un caracol enamorado.

    Papalote: A veces hablo solo, ¿quieres oírme?

    Luna: Me gustan las largas conversaciones que se parecen a los ríos.

    Papalote: Puedo estar hablando sin parar un mes completo.

    Luna: Es mucho.

    Papalote: Entonces una semana.

    Luna: Todavía es demasiado.

    Papalote: Un día entero.

    Luna: Me parece bien.

    Papalote: (Queriendo decirlo todo.) La Tierra es una redonda y gran ciudad que si no te sabes sus calles, te pierdes. No tengo pesadillas ni ronco por las noches. Me gusta la leche con café y el pan con mantequilla. Me sé las fábulas del mosquito que picó al león, la de la lechuza que pudo callar al grillo y la de quién le puso el cascabel al gato. Quiero ser director de cine. Sé jugar ajedrez. Me encanta leer libros de aventuras. (Transición. Sonríe.) ¡En la Tierra vive un pez que se llama Luna!

    Luna: (Sorprendida.) Sí, ¿y no vive otro que se llama papalote?

    Papalote: (Muy ingenuo.) Claro, ese soy yo.

    Narrador: Y el papalote habló, habló y habló como un reloj con mucha cuerda y la Luna escuchó, escuchó y escuchó como una paloma enamorada.

    Luna: (Muy dramática.) Me siento muy sola. ¡Aquí nunca pasa nada! Las mismas estrellas con los mismos aretes, las mismas nubes con los mismos collares, los mismos cohetes con los mismos ruidos, el mismo sol con la misma camiseta, el mismo arco iris con los mismos zapatos. (Transición.) Pero tú has llegado con un silencio que ni las mismas hormigas son dueñas de él. ¡Me has sorprendido! Eres delicado, tierno y dulce. ¡Me haces sentir una luna dichosa!

    Papalote: (Decidido.) Luna, ¿dónde están tu risa, tu ternura, tus caricias, abrazos y besos?

    Luna: (Melancólica.) Escondidos en mi otra cara. Solamente algo extraordinario puede hacerlos escapar a la noche.

    Papalote: (Por sorpresa.) Dame un pequeño y corto beso.

    Luna: Te lo mereces, pero no puedo.

    Papalote: ¿Y si te lo robo?

    Luna: Serías muy atrevido.

    Papalote: ¿Y si no te lo robo?

    Luna: Serías un cobarde.

    Narrador: Y ocurrió algo sorprendente: la Luna y el papalote se unieron en un largo beso. Y en el aire se escuchó la alegría de cascabeles, campanas, pianos, trompetas, violines. Comenzó a caer sobre los dos enamorados una fina lluvia que empapaba su felicidad. Sucedía algo mágico provocado por el amor: ¡llovía en la Luna! ¡La risa, la ternura, las caricias, abrazos y besos escapaban de la otra cara de la Luna para acompañar por siempre la tristeza!

    Papalote: ¿Te quieres casar conmigo?

    Luna: ¿Y me acompañarás para siempre?

    Papalote: Toda la vida.

    Luna: Sí.

    El papalote y la Luna se besan y abrazan.

    Narrador: Y se escuchó el "sí" más sonado del espacio. Y los besos de la Luna y el papalote se escucharon sin despedidas. Fueron tan felices como el mismo amor. Vivieron siempre tan enamorados como las caricias que se dan las parejas a medianoche... (Pícaro) a la hora de dormir. ¡Y lo del papalote y la Luna fue un amor sin final!

    Los cuatro actores regresan al juego con la enorme pelota, acompañados por el inquietante tic tac de relojes locos.

    FIN

    1. LOS TÍTERES.

    Títeres y marionetas, muñecos y figuras utilizadas en funciones teatrales para representar a seres humanos, animales o personajes mitológicos; varían en tamaño y construcción y pueden moverse a mano o mediante cualquier otro artificio. Al parecer los títeres han existido siempre y en casi todas las civilizaciones. Los menciona Jenofonte en su Simposium en el siglo V a.C., y existen antiguas tradiciones de títeres en China, India, Java y otras partes de Asia. En todos los lugares ha precedido al teatro escrito y, desde luego, a la escritura de cualquier tipo.

    Tipos

    El títere más simple es el guante o manopla, que se ajusta sobre la mano del titiritero y se manipula con los dedos. Los títeres de varas o palos pueden ser planos o tridimensionales y son manipulados por una o más personas, utilizando palos rígidos o varas desde debajo de la superficie del escenario. Normalmente, una sola vara soporta la cabeza y el cuello, y otras dos controlan uno o los dos brazos, mientras que los pies cuelgan libres de control. Las marionetas son títeres accionados por medio de cuerdas o cables desde arriba, normalmente va una cuerda a cada brazo y pierna, otra a la cabeza y otra a la cintura; se pueden añadir cuerdas adicionales para lograr movimientos especiales. Las marionetas y los títeres de varas son articulados de modo que cada parte de su cuerpo pueda moverse de forma independiente.

    Es normal que el teatro de títeres sea en miniatura para recordar los puestos de feria o un escenario de proscenio en miniatura. Las obras van desde aquellas simples escenas de dos títeres manipulados por un solo titiritero en un teatrillo portátil, hasta elaboradas representaciones de teatro y ópera en un espacio teatral totalmente equipado con decorados y mobiliario proporcionados. Las representaciones elaboradas requieren muchas figuras, normalmente marionetas. La música es una parte integral de la producción de títeres. El diálogo puede estar a cargo de los que manipulan a las marionetas, o de un narrador que describe la acción y el lugar donde se desarrolla.

    Historia

    La historia de los títeres es larga y compleja. Se sabe que existían títeres en el antiguo Egipto, en la Grecia clásica y en China. Los títeres de varas de Java y otras partes de Asia, por ejemplo, representan versiones de cuentos folclóricos, basados principalmente en la épica hindú, el Ramayana y el Mahabharata, y aparecen como sombras sobre una sábana translúcida. El sofisticado teatro de bunraku, o el joruri, de Japón utiliza títeres, o muñecas, de la mitad del tamaño de una persona, manipulados por cables y palancas por tres personas vestidas de negro que son visibles sobre el escenario. Los títeres representan obras heroicas tradicionales o tragedias domésticas mientras un narrador, acompañado de una orquesta, canta la historia. A partir del siglo XVI, los artistas de la commedia dell'arte hicieron de títeres de mano personajes nacionales, como los ingleses Punch y Judy, el Guignol francés, el alemán Kasperl y la rusa Petrushka. Estos títeres interpretan escenas tradicionales de comedia bufonesca, comedia de palos, luchas violentas y exageradas visiones de incidentes de la vida doméstica. Durante los siglos XVIII y XIX, las representaciones de títeres eran algo habitual y muy populares. Lo mismo sucedería en el siglo XX, en el que ciertos escritores notables como Federico García Lorca, escribieron obras de teatro para guiñol.

    El teatro de títeres en el mundo contemporáneo se enfrenta a dos dificultades fundamentales: primero, que los teatros de folclore tradicional han desaparecido casi por completo, y segundo, que los títeres parecen ser considerados actualmente como un entretenimiento solamente para niños. La respuesta ha sido la transferencia a un medio de mayor cobertura como la televisión, donde ha conseguido bastante éxito, como las creaciones del titiritero estadounidense Jim Henson, Barrio Sésamo o Plaza Sésamo y Los Muppets; y los Spitting Image, un programa que utiliza títeres caricaturescos diseñados por Roger Law y Peter Fluck para representar escenas satíricas. En el este de Europa, el interés en los títeres ha crecido desde la II Guerra Mundial y se mantiene gracias a las subvenciones estatales.

    "10 AÑOS DE UN FESTIVAL DE TÍTERES"

    Nací hace  diez años en   Málaga.            

    Ya soy mayor para ilusionarme con fantásticos personajes   nacidos de la imaginación y  las manos de esos maravillosos locos: los TITIRITEROS.

    Las Marionetas son infatigables personaje de madera, papel o gomaespuma que forman parte de un mundo  que se mueve  y pendientes  de un hilo durante más de un milenio, todavía nos guiñan un ojo de cristal.

    Sea este aniversario un homenaje a los viejos Maeses creadores del arte a través de un soplo de guante o un hilo de vida.

    "Son los demiurgos del movimiento, los actores del retablo encantado, los cómicos ambulantes, los incansables viajeros del titirimundi, los andariegos. Viajan con una maleta de sueños y un armazón de sonrisas, en las líneas de sus manos se puede leer la historia del teatro, una biografía de faranduleros, de estacazos, e hilos entrelazados. Saben todos los cuentos y las leyendas, son un poco "Geppeto" en espera del ansiado milagro, y   "Maese Pedro" ofuscado ante la destrucción de su retablo.

    Se llaman de muy distintas formas y tienen muy distintos nombres: Villafañe, Segura, López, Tozer, Martínez Velasco, Frankel, Vergés, Porras... tienen mil nombres y uno sólo TITITIRITEROS, es decir, hacedores de ingenios, encantadores de muñecos, hidalgos insignes y fabuladores casquivanos.

    Los viejos Maeses de mil nombres han echado  a rodar los sueños y las ilusiones de muchas generaciones, han rescatado del desván de la memoria antiguas y extrañas usanzas y han trasmitido esa vetusta sabiduría que consiste en mover con convicción a los pequeños actores de las historias cotidianas. Algunos han viajado en inverosímiles artilugios, otros han comprado y restaurado hermosos y desvencijados muñecos, unos han enseñado su técnica y han seleccionado a los nuevos imagineros, otros han fundado familias de titiretistas y han trasmitido sus ansias y pasiones de generación en generación. Todos con sus trajines, retahílas y vehemencias han asombrado y emocionado a  un público capaz, todavía, de fascinarse con los viejos cuentos de chimenea, los mitos asombrosos o los poemas de hilo y trapo.

     Para todo ellos, "más de 200 años en movimiento", nuestro APLAUSO de papel".

    Y  junto a ellos, los nuevos manipuladores y artistas que siguen  recorriendo los caminos de los maestros con su arte.

    Saludos y besos de  Puppi, Colombina, Punch, Cristobita, Guiñol, Karagoz, los "Moñacos" de Aragón, los Titelles, la Tía Norica,...

    3. DRAMATIZACIÓN JUVENIL.

    1. PROPUESTA DE IMAGINACIÓN PARA JÓVENES.

    Antes de entrar, asegúrate del camino emprendido;

    de que cumples con alguno de los siguientes requisitos:

    - No tienes miedo a la imaginación, ni a la fantasía

    - No rehuyes la utopía, ni la ensoñación

    - Nunca te ha convencido del todo que el tiempo libre sea menos trascendente que trabajar

    - Nadie ha podido engañarte todavía sobre que, tras lo material y humano, no haya algo más

    - No temes el rostro de la duda, cuando su otra mejilla es la mentira o la ciega sumisión

    - No has perdido, por completo, la ilusión por las pequeñas cosas, ni la esperanza en un devenir mejor

    - Aún no han logrado embaucarte para que prefieras lo aprendido a lo desconocido

    - No te apabullan las palabras bellas, sino los intentos reales por mover voluntades, aunque a veces fracasen.

    - No te maravillan las frases bonitas, cuando esconden huecos sentidos o vanidades

    - No te espanta el cambio ni la innovación, aunque hagan trizas tus cimientos más estables o simplemente, a pesar de todo, y sin dar más rodeos, quieres intentarlo: Pero, si tienes pánico a lo desconocido, sólo te apegas a la cita célebre siempre dicha por otro, te apuntas apasionadamente a la última moda dictada, a la costumbre sabia nunca errada, a la tradición sempiterna, la cotidiana rutina nunca marchita, a los sanos rituales del día a día, sin cuestionarte nada, sin dudar apenas, dentro del máximo orden y sumisión a tu mente generosamente adiestrada y que tanta seguridad te proporciona, entonces, tal vez entonces, será mejor que no entres, evitando que tu mente se tambalee inútilmente y te dirijas prontamente a otro programa más acorde con tu búsqueda existencial, aunque agradezco tu intención de aproximarte.

    B) HECHOS SOCIALES QUE PUEDEN DESARROLLAR LA IMAGINACIÓN DE UN JOVEN:

    ¿Nunca te has preguntado por qué, de pronto, se rompe la calma con súbitas explosiones de violencia?: ¿asesinatos múltiples en diversas partes del mundo, personas pacíficas que inesperadamente deciden acabar con sus propias vidas o con las de sus familias? ¿hechos extraños que parecen ocurrir al unísono pero en lugares muy distantes entre sí?

    ¿Sabes cómo podrían bloquearse la totalidad de ordenadores de nuestro planeta? ¿Imaginas los efectos del pánico financiero y sus repercusiones sobre el equilibrio del mundo occidental?

    ¿Qué oportunidades tiene una mujer, nacida dentro de la casta hindú de los intocables, de escapar a su destino?

    ¿Hasta dónde puede luchar un enfermo terminal de SIDA?

    ¿Quiénes se esconden tras Internet? ¿Observan nuestras búsquedas, atienden pacientemente nuestras conversaciones, registran nuestras idas y venidas, escudriñan nuestros deseos más ocultos, obtienen perfiles psicológicos de gran precisión? ¿Porqué están ahí?...

    C) OBRAS DE TEATRO JUVENILES.

    TEATRO

    (BREVES SINOPSIS DE VARIAS OBRAS TEATRALES)

    (ALGUNAS ESTÁN LIBRES DE DERECHOS DE AUTOR O CON DERECHOS CEDIBLES A ORGANIZACIONES NO GUBERNAMENTALES QUE SE CARACTERIZAN POR SU LUCHA CONTRA EL SIDA O LA DROGADICCIÓN. ASI COMO A ESTUDIANTES Y CENTROS EDUCATIVOS)

    LIBERTAD CONDENADA

    Sinopsis: Tony es un joven normal, con ansias de divertirse y llegar a ser alguien dentro de la libertad que le permite la sociedad actual. Sin embargo una terrible sombra se abate sobre él cuando se entera que está enfermo de SIDA. A través de los personajes que envuelven al personaje principal se intenta una aproximación a las reacciones más características de la sociedad frente a los enfermos de SIDA: las reacciones más solidarias y las más egoístas; las sensaciones de miedo y estima; las respuestas de esperanza y desasosiego, de rechazo o acercamiento, de lucha o sometimiento. En definitiva se trata de una aproximación a una de las enfermedades letales más características de nuestra época y una de cuyas primeras y fatales consecuencias, consiste en la pérdida de libertad suprema: la libertad para vivir. Libertad para vivir que no es coartada únicamente por la enfermedad, sino que es muchas veces agravada y condenada por la misma sociedad y las expectativas negativistas del propio enfermo.

    Duración aproximada: 100 minutos

    ¡ENGÁNCHATE A LA VIDA!

    SINOPSIS: El personaje de la obra, Martín, es un joven agricultor que aspira a salir de su tierra en busca de fortuna. Para ello primero viaja a un pueblo costero y después de unas instalaciones de esquí de alta montaña. A través de las peripecias de este personaje intentan recrearse diversos modos de vivir el turismo, y variadas formas de acercamiento al medio ambiente; al mismo tiempo que se trata de lograr una aproximación al terrible mundo de las drogas, y las dificultades para conseguir desengancharse. La amistad y el amor son otros elementos alrededor de los cuales gira la historia de Martín, y al fin el reencuentro consigo mismo y su tierra.

    Duración aproximada: 100 minutos

    DE PÍCARO A BRIBÓN

    Sinopsis: Bienvenido es un joven que se ha convertido en un pícaro de nuestra época. Con la intención, o más bien la excusa, de sobrevivir en un gran pueblo; comienza con pequeñas picardías y enredos, que tienden a hacerse cada vez más peligrosos. Una inteligente carnicera, tras caer en una trampa de nuestro joven bribón, le acabará dando una lección de sagacidad, a la vez que posibilitándole una oportunidad para reincorporarse a la sociedad de una manera normal.

    BRUIXINA EN BUSCA DEL ARCO IRIS

    (Fragmento de la obra de teatro infantil, basada en la novela del mismo título)

    (Antes de comenzar se reparte una foto de Pulgui, vista a través de una lupa) con la explicación de que al ser tan pequeña no la podran ver durante el espectáculo) (Oscuridad, mientras van apagándose luces de la sala; Ruido de tormenta: lluvia y truenos; comienza a iluminarse tenuemente el rincón izquierdo del escenario con la caseta de perro. Aparece el perro saltando de alegría y mirando incesantemente hacia la parte superior de la derecha aún no iluminada. Un foco ilumina ahora esa zona y se ve a Maite asomada a la ventana)

    PIPO - ¡Guau! (Sigue lloviendo)

    PIPO - ¡Guau, Guau, guau! (Maite abre la ventana)

    MAITE - ¡Métete en la caseta! ¿No ves que te estás mojando!

    PIPO - ¡Guau, Guau! (Pipo se pone a saltar y corretear por el jardín)

    MAITE - ¿Quieres meterte dentro, Pipo? (El sonido de la lluvia va menguando y comienza a iluminarse el escenario)

    MAITE - ¡Ahora, ya viene, ya llega! (Pipo y Maite se quedan mirando hacia el horizonte)

    MAITE - ¡Ya llega, ya llega!

    PIPO - ¡Guauuu!

    MAITE - Ya debe faltar muy poco! aunque parece que tarda más que otros días (Cesa la lluvia y aumenta la luz)

    MAITE - ¡Oh, qué pena, hoy no ha venido!

    PIPO - ¡Guauuuuuuu!

    MAITE - ¡Qué extraño! Es como si algo raro hubiera pasado

    MARÍA - ¡Chiquina, baja a cenar, que ya se está haciendo tarde!

    MAITE - ¡Enseguida bajo mamá!

    MARÍA - ¿Qué, ya has visto el Arco iris?

    MAITE - No, hoy no mamá, esta vez no ha venido

    MARÍA - Seguro que te habrás despistado, porque siempre sale cuando hace ese tiempo (Desaparecen de la ventana María y Maite, mientras Pipo sigue correteando por el patio. Desciende el nivel de luz y se enfoca la parte inferior derecha del escenario donde se encuentra el comedor)

    MAITE - Buenas noches mamá

    MARÍA - Duerme bien, mi chiquina y no te preocupes: ya verás como el próximo día que llueva, volverá a salir el Arco iris

    MAITE - Eso espero mamá

    MARÍA - Claro que sí, ya lo verás (Se oscurece la escena y vuelve a lloviznar. Vuelve a aumentar un poco la claridad y va cesando el ruido de lluvia. Se incrementa la claridad) (Maite baja al comedor, donde María parece estar llorando y José lleva cara de muy preocupado)

    MAITE - ¿Lloras mamá? ¿qué pasa papá, pareces estar muy triste? ¿Sabéis porque hoy tampoco ha salido en Arco iris?

    MARÍA - No Chiquina, no estoy llorando. Y papá está un poco confuso porque el trabajo anda mal pero tu no debes de preocuparte por esas cosas. Ya tendrás tiempo de hacerlo cuando seas mayor.

    MAITE - ¿Y el Arco iris?

    MARÍA - ¿Qué pasa con el Arco iris?

    MAITE - ¡Qué no sale!

    MARÍA - ¿Y porqué tiene que salir?

    MAITE - Porque siempre lo hace, siempre sale y le saludo, cuento sus colores y me hace reír

    MARÍA - Pues ya saldrá. Tranquila

    MAITE - Pero, yo quiero que salga ahora, ¡ya!

    JOSÉ - ¿Quieres dejarlo? Ya saldrá cuando quiera

    MAITE - ¡No, no y no! Lo quiero ahora... ahora... (Maite se pone a llorar desconsoladamente)

    MAITE- Si no sale es porque algo malo le ha pasado (Y sigue llorando, llorando...)

     

    ANA Mª CORDÓN ARROYO